La alimentación del futbolista (II)

La nutrición del futbolista es un punto de sumo interés para obtener un rendimiento óptimo durante el desarrollo de la práctica deportiva. En otro post os escribí acerca de la nutrición de un futbolista de manera general; pero, ¿qué y cuándo se debe comer tras un entrenamiento o competición?

Generalmente, el futbolista tras realizar un entrenamiento o después de un partido aprovecha los instantes posteriores para realizar una buena reposición hidroelectrolítica, sin embargo, debería también iniciar la ingesta alimenticia cuanto antes.

Algunos autores hablan de la “ventana terapéutica”, esto es, el tiempo máximo que transcurrirá desde la finalización del ejercicio para que el futbolista obtenga un mayor beneficio y una más correcta reposición de los depósitos de carbohidratos y grasas y una mayor optimización en el uso proteico. Este período está estimado en unas 4 horas tras el esfuerzo, aunque estudios científicos desarrollados en reino unido han demostrado que en los primeros 45 minutos es cuando está ingesta de nutrientes será más beneficiosa para el futbolista, ya que el organismo tendrá una mayor capacidad de absorción de nutrientes.

Centrándonos en el alimento sólido, lo más beneficioso es ingerir un gran aporte de carbohidratos; lo más necesario para el organismo en esos momentos. La resíntesis de glucógeno muscular es fundamental, a ello contribuirá la ingestión de estos carbohidratos. El aporte proteico debería verse reducido al mínimo ya que en los minutos posteriores a la realización del esfuerzo físico no es necesario dicho aporte.

No menos importante será la inclusión de verduras y frutas que van a aportar sobretodo vitaminas y minerales, además de agua, y complementarán así a una buena reposición hidroelectrolítica.

Nutrición

Deja un comentario