La alimentación del futbolista (I)

Nutrición y medicina deportiva son ciencias que comienzan su andadura adulta principios del siglo XX. Las investigaciones realizadas han permitido conocer, entre otros, la contribución de los macronutrientes a la mezcla de combustión, la importancia de los hidratos de carbono en el deporte de resistencia y ver la efectividad de algunas ayudas ergogénicas nutricionales.

El continuo recambio de las proteínas corporales, mayor en deportistas, exige una correcta reposición de las mismas con la dieta. El futbolista debe consumir entre 1,2 y 2,0 gramos de proteína pura de valor biológico 100 por kilogramo de peso corporal y día. Todos los alimentos contienen proteínas de diferente valor biológico y en diferentes cantidades y la variedad en la dieta es saludable. Los suplementos de proteínas o aminoácidos bien administrados y consumidos pueden ayudar a un buen entrenamiento.

En el contexto de una alimentación correcta, el consumo aconsejado de lácteos para futbolistas es de 3-4 raciones día. Un suplemento de creatina antes del entrenamiento supone un aporte extra de energía para la buena realización del ejercicio físico. Los hidratos de carbono son fundamentales para la realización de ejercicio físico ya que constituyen la principal fuente de energía para el músculo, nuestra dieta debe estar compuesta de un buen aporte de ellos.

La hidratación de un futbolista debe ser la adecuada, no siendo esta inferior a 2,5-3 litros diarios incrementados cuando el esfuerzo sea mayor. Las vitaminas y minerales necesarias en el metabolismo energético de un futbolista profesional se cubren en una dieta equilibrada, a no ser que exista una deficiencia específica, circunstancia que requerirá el uso de complementos vitamínicos y minerales para compensar dichas deficiencias.

En lo que refiere al momento de la competición del futbolista tenemos que hacer algunas consideraciones como son la recarga hídrica tras un partido que no deberá ser inferior a 1,2-1,5 litros de preparados con contenido electrolítico para realizar una buena reposición en este sentido; y también es importante un alto aporte glucídico en las primeras 4 horas tras el esfuerzo del partido para reponer los depósitos de glucógeno hepático y muscular gastados.

Nutrición

Deja un comentario