Jugadores o modelo de juego, ¿quién se adapta a quién?

Hace ya tiempo que quería escribir sobre este tema, un tema que está a la orden del día y en el que hay división de opiniones. Lo primero que quiero dejar claro es que no pretendo convencer a nadie con este artículo, sino que es sólo mi opinión. Me imagino que habrá quien la comparta y otros que no estén de acuerdo con ella. Pero es difícil encontrar una verdad absoluta y más en un deporte tan determinado por los resultados como es el fútbol.

¿Se imaginan una empresa en la que sus dirigentes digan: “nuestra manera de trabajar depende de los empleados que tengamos” o “en función de los empleados que contratemos y de sus cualidades decidiremos cómo ofrecer nuestros servicios”? La realidad es que las empresas seleccionan al personal más cualificado y que mejor encaja en su filosofía. Y después serán ellos y sus características personales los que marcarán la diferencia respecto al resto de trabajadores, los que darán mayor o menor valor a los servicios que ofrece la empresa.

Las empresas necesitan a sus empleados para crecer, pero un empleado también crece dentro de las mismas. En cada empresa aprenderá cosas distintas, puesto que la filosofía de cada una de ellas también será diferente. Pero todas ellas le permitirán acumular distintas experiencias y crecer como profesional en el sector. ¿Estáis de acuerdo en esto?

A diferencia de las empresas, los clubes son entidades sin ánimo de lucro, pero lo que tienen en común es que ambas entidades buscan un beneficio. En el caso de los clubes, este beneficio se traduce en forma de títulos, jugadores que llegan al primer equipo, etc. Y para que esto sea posible es necesario tener una identidad propia y una visión a largo plazo.

Muchas veces los clubes contratan entrenadores que apuestan por una idea y, cuando los resultados no acompañan, les despiden e incorporan a otro con una idea totalmente distinta. ¿Hace falta poner ejemplos? El entrenador nuevo apuesta por un estilo de juego diferente y, jugadores que valían para el anterior, quizás no se adapten a las ideas del actual. Y al final, este cúmulo de errores da lugar a un equipo sin identidad, jugadores descontentos y resultados determinados en gran parte por la suerte (la suerte de que el proyecto de resultados a corto plazo).

entrenadores-real-madrid_pellegrini-mourinho-ancelotti-benitez

“El modelo de juego depende de los jugadores y de las relaciones que se generan entre ellos”

¿Cuántas veces hemos oído frases como ésta? Muchas, y en parte es cierta. Pero también es frecuente escuchar críticas a los dirigentes cuando despiden a su entrenador y contratan a otro con una idea de juego contraria. Se les suele reprochar que no apuesten siempre por la misma idea futbolística, que es muy difícil que el equipo triunfe sin un modelo de juego definido…

Entonces, ¿en qué quedamos? ¿Modelo de juego o jugadores? ¿Por qué dos entrenadores con la misma plantilla pueden lograr resultados tan diferentes? Pero, lo más importante, ¿son incompatibles estas dos cuestiones?

Los jugadores son los auténticos protagonistas, los encargados de que el juego del equipo funcione o no. Dos jugadores en la misma posición y con cualidades opuestas pueden ser igual de válidos para un mismo equipo, para una forma de jugar. Cada uno aportará algo diferente. Pero al final la esencia del equipo debería ser la misma.

A cada jugador, por sus condiciones, le favorece un determinado estilo de juego y a cada equipo, por su filosofía, le debería interesar un determinado perfil de jugadores. No es cuestión de adaptar el Modelo de Juego al jugador o viceversa, sino de que el club tenga una idea de juego clara y definida e incorpore a los jugadores del perfil que necesita. De esta forma, además, cada jugador tendría la posibilidad de “elegir” el equipo y la forma de jugar con la que de verdad se siente identificado. Y esto, en mi opinión, favorece tanto al club como a los propios jugadores.

Creo que el mejor ejemplo de todo esto es la llegada de Luis Suárez al FC Barcelona. El primero que está progresando como jugador es él mismo. Además, está haciendo mejores a sus compañeros con sus movimientos y su aportación en el juego. Y, por último, el club se está viendo beneficiado de todo ello en cuanto a títulos (triplete y los que quedan…).

Entrenamiento

2 thoughts on “Jugadores o modelo de juego, ¿quién se adapta a quién?

Deja un comentario