¿Entiende el niño al entrenador?

La principal misión del entrenador de fútbol base es enseñar. Para poder enseñar, el entrenador tiene que tener conocimientos y saberlos transmitir. Tiene la obligación de estar al corriente de las diferentes materias que rodean al fútbol base moderno y enseñarlo, actualizándose por medio de contactos, libros, revistas, Internet, cursos y de todas las maneras posibles. El conocimiento del medio será básico para desarrollar la labor de entrenador. “No se puede enseñar lo que no se sabe”.

 Como profesor, el entrenador debe poseer habilidades pedagógicas para poder afrontar el proceso de aprendizaje. Tiene que ser didáctico, directo y claro, y tener el crédito y el respeto de sus alumnos. Debe educar, es decir, formar el carácter del niño.
El entrenador tiene que transmitir los conocimientos de tal manera que puedan ser asimilados fácilmente. Debe conocer bien a sus jugadores, cada uno es diferente y se le debe tratar de forma diferente. Es necesario conocer cuál es la motivación del niño y del adolescente y cuál es el sistema de motivación adecuado.

Para que el deportista o alumno se desarrolle de forma íntegra es necesario que exista una buena y equilibrada relación con su educador. El entrenador es una de las figuras más importantes en la iniciación deportiva del niño, y en su seguimiento posterior, ya que el propio entrenador es el que planifica su preparación y el que lo acompaña continuamente. El entrenador debe optar por escoger un enfoque positivo en su educación-entrenamiento, debido a que aumenta la motivación del futbolista, y a su vez favorece la consecución de los objetivos plateados.

La relación entre el futbolista y su entrenador tendrá éxito si el comportamiento del entrenador, hacia sus futbolistas, o hacia la propia competición le influye positivamente al niño. El clima fomentado en la dirección de equipo por el entrenador va a influir en el comportamiento de los jugadores. Las diversas intervenciones del entrenador en situación de competición están cargadas de emoción y de afectividad, y es necesario encauzar adecuadamente las mismas, de forma que éstas tengan un efecto positivo en los jugadores. Ser positivos, no desmoralizarlos, tenerlos en tensión, pero no tensos y saber motivarles para sacar el máximo rendimiento, tanto en entrenamientos como en partidos. Hay que escoger el momento adecuado de cuándo comunicar.

Discurso realista y claro

Hay que ser realistas, pedirles cosas que puedan conseguir. Iremos pidiéndole progresivamente un poco más.

 El látigo y el aquí mando yo, no va con la mentalidad actual de los jugadores. Estar por encima del equipo utilizando argumentos “aquí mando yo, yo soy el jefe, se hace lo que yo digo” no conduce a ningún sitio. Los comportamientos negativos del entrenador provocan en los jugadores inseguridad, preocupación y pérdida de concentración.

Los comportamientos positivos del entrenador provocan en los jugadores sentimientos de satisfacción e incentivan hacia la actividad.

Las expresiones verbales del entrenador son numerosas y casi todas se refieren a las acciones del juego. Debemos preocuparnos en que el lenguaje utilizado con los niños tiene que ser sencillo, digerible por ellos. Durante el partido pueden verse acciones que, para un iniciado al mundo del fútbol, podrían ser difíciles de entender, “ensanchar el campo”, “gana la espalda” “defender en zona” son ejemplo de frases que se utilizan y que el niño no tiene porqué saber que significan jugar por las bandas, cuando se supera a un contrario o cuando un jugador tiene que vigilar una zona y no cubrir a un sólo jugador asignado previamente. Otras palabras indefinidas como ¡Vamos! o gritar nombrando al jugador ¡Antoniooooo! sin decir ni una sola palabra más, hacen que el jugador se desoriente. Si el entrenador no le indica al niño lo que tiene en su mente y quiere que haga, el niño no lo va a hacer. Los entrenadores deben saber que los niños no pueden comprender algunos conceptos y no los pueden comprender tan pronto como ellos piensan.

La etapa benjamín es la primera etapa del niño futbolista, en la que aún no asimila bien los conceptos y, es por ello que, se les debe dar las mínimas nociones de táctica ya que a estas edades es muy  difícil que comprendan lo que es un sistema de juego. Deben entender en que consiste atacar (ir hacia la portería contraria) y para que sirve (para lograr gol). Entender como colocarse en el terreno de juego explicando que existen puestos para cada jugador y cuales son. Entender en que consiste defender (volver hacia tu portería) y para que sirve (para no encajar un gol) y como colocarse en el terreno de juego para conseguirlo. Saber donde colocarse en el terreno de juego para evitar estar todos en el mismo sitio y dejar espacios libres sin ocupar.

La etapa alevín es la etapa donde se le enseña al niño futbolista, una evolución básica en el juego. Tienen que saber las fases del juego (defender, crear y atacar). Entender en que consisten los ataques y como se realizan. Como conseguir la amplitud y la profundidad en el juego y para que sirve. Saber desmarcarse (apoyo o ruptura) con la finalidad de crear espacios libres y el marcaje, como se realiza y para que sirve. Se les enseña en conjunto a replegarse, coordinándose con otros compañeros y a desplazarse.

No se puede considerar que exista una única forma de actuación correcta para el entrenador, ni que ésta esté establecida de antemano. En cada situación suelen existir varias posibilidades de actuaciones adecuadas, dependientes del modo en cómo se comporte el niño.

En resumen, en el lenguaje del fútbol se hallan numerosas frases cuyo significado global no siempre es transparente para el niño y debemos hacer que lo sea. El aumento de la confianza de los jugadores tendrá como consecuencia una mejor actuación del niño.

La relación que se establezca entre el entrenador y el futbolista; o entre el docente y el alumno determina en muchas ocasiones los motivos de cualquier futbolista para iniciarse y posteriormente formarse en el fútbol.

Ponte en el lugar del niño e intenta que te entienda, si no lo hace no progresa.

Espero que me haya explicado bien.

Fútbol Base

Deja un comentario