Cómo evitar lesiones musculares

Una de las situaciones más frecuentes e incapacitantes que suele padecer un jugador de fútbol profesional son las lesiones musculares de los miembros inferiores. Lesiones musculares con una mala recuperación, pueden ocasionar un grave perjuicio para el futbolista y hacer que no puedan participar en un número importante de partidos de competición.

Existen muchos músculos susceptibles de sufrir una lesión en las extremidades inferiores, pero las más habituales son las producidas en los músculos abductores y abductores; ysobretodo las que acontecen en los músculos isquiotibiales. Recordar que este no es un músculo en sí, sino que son tres músculos (semimembranoso, semitendinoso y bíceps femoral porción larga y corta) que se insertan en el isquion (cadera) y en la tibia.

Según un estudio realizado por UEFA entre 2001 y 2010 donde participaron más de 1400 futbolistas profesionales, se documentaron más de 2000 lesiones musculares la mayoría de las cuales se produjeron en el período competitivo, excepto las que fueron producidas en los cuádriceps, estas lesiones musculares tuvieron mayor incidencia en los período precompetitivos, es decir en las pretemporadas realizadas por los equipos de fútbol analizados.

En el fútbol entran en juego muchos factores a la hora de aparecer una lesión muscular. En las lesiones musculares producidas en el jugador de fútbol profesional tienen especial importancia la fatiga,  los períodos de descanso o la alimentación.

No hay que menospreciar la predisposición genética del futbolista a la lesión muscular, cada jugador tiene una composición diferente de fibras musculares que le puede hacer más o menos vulnerable a las lesiones musculares.

Son muchos los factores de riesgo que intervienen en la producción de las lesiones musculares en el fútbol, y la suma de todos ellos es lo que da lugar como resultado final a la aparición de la lesión.

Fisioterapia

Deja un comentario