La situación de emergencia sanitaria y social ocasionada por la expansión a nivel mundial del COVID-19, conocido popularmente como “Coronavirus”, ha golpeado con dureza a la industria del deporte y, concretamente, al mundo del fútbol. La situación actual, en la cual la gran mayoría de competiciones se encuentran paralizadas por esta situación, ha ocasionado que surjan muchos interrogantes jurídicos sobre cuál será la situación que nos encontraremos una vez se puedan reiniciar las competiciones.

¿Cómo será la situación que nos encontraremos cuando comiencen las competiciones?

Para intentar arrojar algo de luz sobre estos asuntos, un grupo de trabajo creado por la Federación Internacional de Fútbol (en adelante, FIFA) dedicado a “analizar la necesidad de aplicar enmiendas o exenciones temporales del cumplimiento del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores (en adelante, RETJ) para salvaguardar los contratos de los futbolistas y los clubes, así como adecuar los periodos de inscripción de jugadores”, ha realizado una serie de consideraciones sobre tres cuestiones de especial interés sobre la estabilidad contractual de los jugadores derivadas de la suspensión de las competiciones con motivo del COVID- 19. Dichas consideraciones se encuentran incluidas en un documento publicado por la propia FIFA el día 7 de abril de 2020 a través de su Circular 1714 y denominado “COVID 19.

Dichas consideraciones versan sobre los siguientes aspectos:

Contratos con una fecha de vencimiento próxima y nuevos contratos según la definición proporcionada por la propia FIFA en el RETJ, se entiende que “una temporada comienza con el primer partido oficial del campeonato nacional de liga correspondiente y termina con el último partido oficial del campeonato nacional de liga correspondiente”.

Sin embargo, a pesar de la amplitud de la definición dada, cada federación miembro tiene la obligación de indicar a través del TMS, sistema de correlación de transferencias de la FIFA, la fecha exacta de comienzo y finalización de la temporada en sus competiciones, las cuales suelen coincidir con el 1 de julio de un año y el 30 de junio del siguiente, lo cual, en la perspectiva actual, puede suponer un problema.

En atención a esto, FIFA considera que se pueden dar las siguientes complicaciones:

• Contratos laborales que vencen en la fecha de finalización original de la temporada.

• Contratos de cesión, y contratos laborables vinculados a estos, que vencen en la fecha de finalización original de la temporada.

• Acuerdos de transferencia (permanentes y préstamos), y contratos laborables vinculados a estos, cuya fecha de inicio coincide con la fecha de inicio original de la temporada.

• Contratos laborales cuya fecha de inicio coincide con la fecha de inicio original de la temporada.

¿Quieres seguir leyendo este artículo?

¡Descarga ya nuestra revista digital FutbolJobs Magazine Nº3 GRATIS!

Actualidad

Deja un comentario